¡A la calle! que ya es hora.

18 de abril de 2007

¡La medida educativa que faltaba!

En eso estamos, digo yo; el no va más del progreso es permitir que los alumnos pasen de 1º de Bachiller a 2º habiendo aprobado al menos la mitad de las asignaturas. Con esta mejora del sistema se busca ¡¡el descenso de los fracasos escolares!!??

Pero vamos a ver, ¿quien se traga eso?

Resulta que no va a fracasar un alumno que no ha podido con todas las asignaturas el año anterior y el siguiente se enfrenta a todas las del siguiente más las que ha suspendido. Además, para la comprensión de las nuevas es posible que se necesite la comprensión de las anteriores por lo que dificilmente podrá el alumno superarlas en el mismo año. Se intenta estimular con esta medida a los que han optado por no esforzarse en aprobar, para que no se sientan mal y terminen los estudios. Dado que parte de los objetivos del sistema educativo son el preparar al alumno para la vida y entre esos ámbitos está el laboral, ¿cómo reaccionará el alumno que tiene estos privilegios cuando tenga que cumplir con unos objetivos y al no hacerlo reciba una carta de despido, o bien no cobre parte del variable ofrecido por la empresa?

¿Cómo explicar a un hijo la necesidad de esforzarse, de la recompensa del trabajo bien hecho, si no tiene ningún estímulo por parte del sistema educativo?
Resulta que una de las asignaturas que se han de aprobar para pasar de curso es, ¿adivinan cual? la aleccionadora programática sectaria manipuladora asignatura que ha sacado de la manga el inquilino de La Moncloa (si Rodríguez, esto es pasajero, gracias a la Consti). Es que estoy cada día más dispuesta a enviar estudiar a mi hija a Portugal o Francia (en función de lo que me quede más cerca por el trabajo) al menos a las matemáticas, física, química, biología, filosofía y geografìa se les da el respeto y el tratamiento que se les debe dar en un sistema educativo serio.

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home