¡A la calle! que ya es hora.

31 de octubre de 2007

Para Manjón, sin acritú

Dice esta pobre víctima que la sentencia del 11-M debe incluir la causa de la masacre: la guerra de Iraq. Yo no voy a hacer como hizo algún amigo suyo con Alcaraz, y no diré la canallada esa de que le vino Dios a ver cuando asesinaron a su descendiente. Sin embargo, si le informaré que los procesos causa-efecto han de acudir al método científico, hipotético-deductivo, para que las conclusiones sean fiables.
Analicemos el caso que nos ocupa. Usted afirma que los culpables del atentado se hallan entre los que el juez(?) Del Olmo sentó en el banquillo. Si así fuera y si lo hubieran hecho motivados por la presencia española en Iraq, ¿no hubiera sido lógico que lo hubieran proclamado a los cuatro vientos?. Yo no he oído nada de eso a ninguno. Luego, ¿dónde está la relación causa-efecto de la guerra con el atentado?
Bueno, sí, dirá usted, ha habido vídeos reivindicativos al respecto. Pero yo le aseguro, señora, que no sería difícil para cualquiera, con unos pocos euros, juntar a cuatro cantamañanas que dijeran lo contrario y que, además, ellos fueron los que hipnotizaron a Islero, todo en la misma comparecencia.
Es decir, la hipótesis no se sostiene.
O sea, que la causa, señora Manjón, ni usted ni yo la conocemos -creo que el juez tampoco-, pero lo que sí es indudable, porque es un hecho constatable, real, verídico, es su efecto más evidente: los terroristas consiguieron, con la ayuda inestimable del agit-prop, cambiar el Gobierno de España. Algo que al parecer a usted no le desagrada.

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home