¡A la calle! que ya es hora.

23 de mayo de 2007

Madrid, ¡otra vez el ejemplo!

He visto las fotografías de las concentraciones realizadas en diferentes puntos de España. La mayoría se reallizaron sin incidentes excepto, al menos que yo sepa, la de Vigo que estuvo en todo momento amenazada e increpada por un grupo de “demócratas” de los que opinan que sólo ellos (o los que opinan como ellos) pueden hablar.
Lo que más me ha impresionado han sido las fotos de las personas que, a pesar de la censura dictatorial impuesta desde el aparatchik de la coalición sociaizquierdaaberchale que tenemos por gobierno, fueron a los lugares previstos en Guadalajara y Madrid. Vuelve a ser Madrid y sus alrededore el ejemplo de resistencia al invasor, a la rebelión civil frente a las normas injustas, como ya lo fue en el 2 de Mayo (cuyo centenario se ha cumplido recientemente).
Lo cierto es que no nos queda otra, rebelarnos, no admitir lo injusto, protestar y no dejar de acudir a las urnas. Hoy más que nunca la posibilidad de abstención por convicciones tiene que dejarse a un lado, no es que unos sean parecidos a otros. No digo que haya panaceas lo que digo y denuncio es que hoy por hoy lo que votemos es lo siguiente:

  1. No nos importa lo que hagan con nuesto país ni nuestras libertdes ni la sociedad que llevamos construyendo los últimos 30 años.
  2. Nos gusta la sociedad que con esfuerzo y tolerancia hemos ido creando en los últimos 30 años, nos gusta sentirnos españoles y sobre todo nos gusta la libertad (de elección, de conciencia, de reunión, política, de poder vivir sin que te amenacen porque no piensas como los que gobiernan quieren que pienses)

Si tu respuesta es 1 vota cualquier partido de los que se presentan, en especial el que ha llegado al gobierno gracias a realizar manifestaciones ilegales y ataques a las sedes de otro partido utilizando el mayor ataque terrorista de la historia en Europa.
Si tu respuesta es 2, aunque por convicción durante toda tu vida hayas votado otro partido o te hayas abstenido, no te queda más remedio que votar al PP porque es la única manera de frenar la deriva destructora de las instituciones democráticas y de los mecanismos de control de las mismas al que nos están sometiendo.

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home