¡A la calle! que ya es hora.

5 de junio de 2006

Opiniones anti-ETA

Alfonso Guerra, vicesecretario general del PSOE: (...)no se puede «condenar el terrorismo y condenar también el que se persiga a los terroristas», porque quienes actúan así «hacen un perjuicio muy grande».
(...)«debemos dejar que los procedimientos judiciales que están en marcha condenen a quien tienen que condenar». «todos somos víctimas del terrorismo»






Narcis Serra,
ex-vicepresidente del Gobierno del PSOE: es un «intento desesperado» de la banda terrorista ETA para entrar en campaña electoral. Agregó que este hecho es, «sobre todo, un atentado contra la democracia».








Javier Otano,
presidente del Gobierno de Navarra y secretario general del Partido Socialista de Navarra (PSN-PSOE): «me pregunto si no se han saciado de sangre inocente y demócrata estos asesinos del pueblo» y «si HB, Jarrai y compañía no se cansan de servir en bandeja esa interminable copa de sangre».

Juan Manuel Eguiagaray, ministro del Gobierno del PSOE: dijo a los periodistas que el objetivo común es «emplearnos como demócratas y acabar con los asesinos»


No transcribo lo que decían Jaúregui, Múgica o Barrionuevo, entre otros, porque era muy similar, pero esto decían los dirigentes del PSOE dos días después del asesinato, ocurrido el 6 de febrero de 1996, de Fernando Múgica, hermano del ex-ministro de Justicia y hoy Defensor del Pueblo.

Pocos días después, el 14 de febrero, la ETA asesinó al presidente del Tribunal Constitucional, Tomás y Valiente. Se sucedieron ríadas de declaraciones del PSOE, donde poco menos decían que se comerían a los etarras vivos, con llamadas a la unidad de los políticos para defender la democracia y la libertad frente a los asesinos.

Pero escuchen con lo que se despachaba el que fue Ministro de Interior del PSOE, José Barrionuevo, condenado por el secuestro del ciudadano Segundo Marey, «Nosotros hemos querido gobernar este país con razones y con votos y nos respondieron con calumnias y con balas» (...)«eso también está pasando hoy: unos esgrimen y formulan las calumnias y otros ponen las balas; todos tienen un objetivo común, de destrucción de las personas y del PSOE, elemento fundamental de apoyo a los mas necesitados de este país». Sólo habían pasado 4 días del asesinato de Tomás y Valiente y los gritos de unidad ante el desafío de los asesinos se había transformado en lo conocido: la ETA y el PP son lo mismo, argumento usado hasta la sUciedad en los tiempos que corren ¡10 años después!

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home