¡A la calle! que ya es hora.

2 de junio de 2006

EL VISITANTE DETENIDO

La prueba de que la falta de libertad para los españoles comenzó el 11-M es el episodio del ciudadano detenido y expulsado del Congreso. El ciudadano entró dentro de una jornada de puertas abiertas y, haciendo uso del derecho a la libertad de expresión que creía poseer, dejó unos símbolos en el asiento de José Luis Rodríguez mientras que gritaba “LIBERTAD y DIGINIDAD”.

Pobre diablo, otro que se cree lo que dice la Consti de que todos somos iguales ante la ley. Pues este es el ejemplo palmario de que no lo somos. Amenazar con la paralización (por lo tanto con el comienzo de las movidas violentas entre las que esta peña incluye asesinatos masivos e individuales) merece casi una palmadita en la espalda por parte del fiscal y un discreto se me presenten periodicamente por parte del juez. La movida de las de la rosa (las que viven de las subvenciones y de sacarnos a nosotros nuestro dinero vía canon de la SGAE) en el parlamento se aguantó estoicamente, dejándolas hacer uso de su libertad de expresión.
Pero los que no estamos de acuerdo con todo eso no podemos ni gritar ni poner símbolos que nos echan.
Milola, que no se piensa callar

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home