¡A la calle! que ya es hora.

26 de mayo de 2006

el juez del cOlmo

Señoría, no veía usted que se le estaba atragantando el caso. Mejor dicho, que lo estaban atragantando con el caso. Porque una cosa es que no vea bien, pero ¡qué tragaderas! Su sensibillidad buco-faríngea le hace acreedor a figurar en las ferias de los pueblos como el gran Tragaldabas, porque hay qué ver qué ruedas de molino se embaulado en el sumario, señor juez.

Lo dicho, se ha convertido usted en la respuesta a una de las preguntas que forman parte del acervo cultural patrio:
"¿cuál es el colmo de...?"

- «¿a qué no sabes cuál es el colmo de un Sumario?»
- «que lo instruya el juez del cOlmo»

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home