¡A la calle! que ya es hora.

15 de octubre de 2008

¡Manos arriba, esto es un decretazo!

Tras la debacle de las bolsas, sabida la inerme reactividad de los teleplebitas, vienen los del bobo solemne con la aquiescencia de los PPeleles ayudadores, nos meten la mano en el bolsillo, et voilà, jamalají, jamalajá, somos, al menos los españoles no-banquistas, un 15% menos ricos (bueno, ¡como si lo hubiésemos sido alguna vez!).

Lo bueno viene ahora. En las bolsas, hay unos hombres mu malos, mu especuladores, que va y les da por ponerse cortos (esto ya lo expliqué el otro día) y que están tirando como locos de la bolsa para bajo aprovechando que la confianza está por los suelos. Así que, el día que las bolsas vuelvan a los mínimos del otro día, o más mínimos si cabe, qué hará el dúo sacamantecas.

Pues eso. Mandarán a los hombres de El Obvio casa por casa, clavando el edicto:
"¡Manos arriba, esto es un decretazo!
Queda prohibido vender acciones, y
el que las venda será
acusado de alta traición.
¡Que es por vuestro bien, coño!"

El primero en caer, como es lógico (ver foto adjunta), ha sido el Gato con Botas, que se ha puesto las ídem.


***********
Con cariño para Coruña.