¡A la calle! que ya es hora.

16 de mayo de 2008

Los aciertos y desaciertos de ciertos políticos

Hace unos meses debatía en familia sobre la valía de Rajoy y uno de mis hermanos me preguntaba ¿que ha hecho Rajoy?, decía que en 8 años como ministro y con diferentes responsabilidades no había hecho nada que mereciese la pena recordar al contrartio de otros de los ministros del gobierno del señor Aznar. Realmente tienes razón le dije y el comentario quedó ahí. Lo recuerdo ahora después de leer la última de Fraga.
Al señor Fraga se le recordará como uno de los padres de la Constitución del 78, por la foto de Palomares y por la ley de Prensa (alguno me ayude porque mi memoria histórica no llega a más). En Galicia se le recordará, por lo mismo y por haber intentado colar una política lingüística que aplacara a los nacionalistas pensando que nunca llegarían a gobernar y por lo tanto el buen sentido al aplicarla estaría garantizado.
Se equivocó, como se equivocaba al intentar imponer como candidata a la presidencia del PP a Isabel Tocino por ejemplo. El tiempo demostró que su candidata no supo gestionar su ministerio (teniendo experiencia en ese tema) y que cuando tuvo un problema lo afrontó mal. Con el tiempo se nos acentúan los defectos y se suavizan las virtudes, no iba a ser el señor Fraga diferente, por lo que está claro que no va a aprender a callar, ni va a dejar de intenta enchufar a sus protegidos como está haciendo con el señor Gallardón (aunque se equivoque como con la Tocino). Pero independientemente de mis opiniones sobre el protegido y la persona a la que el señor Fraga ataca (la señora Aguirre) diré que lo que deja patente el señor Fraga es :
La aptitud cobarde del alcalde de Madrid que deja que los demás peleen por él.
La elegancia de la señora Agurirre que no responde a los ataques.