¡A la calle! que ya es hora.

13 de mayo de 2008

Amarillismo gubernamental



En el diario gubernamental son muy dados a repartir credenciales éticas para guardarnos de cualquier esperanza liberal. ¡Jo!, pero es que hay veces en las que las artes prisaicas cantan más que Gallardón en una mani de la AVT. Sólo les ha faltado decir que una bacteria era la bacteria, la aguirrebacteria para ser más concretos.
La portada del domingo pasado era el paradigma del amarillismo más científicamente elaborado: a cuatro columnas se vende la ignominia que supone tener un Gobierno en la Comunidad de Madrid que permite que la bacteria mate a 18 personas en la UCI del 12 de octubre. Poco importa que ese sea un riesgo en las UCIs de todos los hospitales del mundo, que produce muertes a diario, lo que sí importa es crear la idea de que si, por ejemplo, un ladrón roba en una joyería de la Gran Vía es porque aguirreladrones, por desgracia, sólo existen en Madrid; si los perros ensucian las calles madrileñas, será porque en Madrid tienen un gobierno facha. Esa es la idea.
Ya en el colmo del amarillismo, qué mejor que una foto a 4 columnas, donde el fuego en medio de la oscuridad sea el protagonista.
Asociación lógica: muerte-Madrid-Aguirre-fuego-caos-destrucción. ¡Ah, ¿que la foto es del Líbano?! ¡Y qué más da!, si el periódico lo leen tres, pero la portada probablemente la verán trescientos mil, y ahí estará la aguirrebacteria con una rueda en la mano dispuesta a incendiar lo que sea para ilustrar lo malos que son los liberales.
Este es el periódico que apoya a Zapatero, al PNV, a Montilla, a Gallardón, a Chaves-Chávez y... a Rajoy.