¡A la calle! que ya es hora.

27 de noviembre de 2007

Bono, el socialista

Bono miente y, como es muy listo, lo sabe. Yo estuve el 22 de enero de 2005 en la calle de Alcalá acompañando a las Víctimas del Terrorismo y lo conté, detallando cómo describí al relojero a voces, con una exactitud, a mi forma de ver, aceptable: «¡¡demagogo impresentable!!» -le dije a modo de vocativo.

Yo vi allí a socialistas anónimos a los que nadie agredió. Vi a notorios socialistas vitoreados, como Rosa Díez o Gotzone Mora. Vi a socialistas oficiales silentemente respetados: Jordi Sevilla, a la sazón ministro de clases particulares de zETApé o algo así. También vi -fue imposible no verlo, con la corte que le rodeaba- a Bono, que me recuerda mucho a un vendedor de alfombras sociolisto que conocí en la Nueva Medina de Casablanca.

Luego he conocido a otros socialistas admirables en su abominación separaterrorista. A algunos los asesinaron, a otros les dan los patriotitas patadas en el grifo masculino de la vida. Es curioso, porque estos que matan y agreden de verdad se dicen a sí mismos socialistas. Esto del pedigrí nominativo me divierte y me recuerda mucho a cuando los rojos fetén llamaban a los socialistas de Besteiro o Nin socialfascistas y a los anarquistas de Cipriano Mera anarcofascistas.

¿De qué socialismo será Bono, del de Stalin, del de Chávez o del de Vera? Porque a éstos, si los viéramos en las manis de las Víctimas, también las diríamos algo, ... como a Bono.

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home