¡A la calle! que ya es hora.

24 de noviembre de 2006

EL APOYO, A LOS QUE LO MERECEN

¿Y quién pienso yo que lo merecen? Pues fundamentalmente aquellos que han confiado en la justicia y en Estado de Derecho para que los que atentaron contra ellos o su familia paguen por lo que han hecho.
Lo más fácil, no obstante lo menos civilizado desde la cultura occidental, hubiera sido el tomarse la justicia por su mano, el pedir la pena de muerte, el atentar contra las familias de los responsables de la muerte de sus familiares o del atentado sufrido por ellos mismos (con consecuencias físicas, psicológicas o ambas). Pero no; a pesar de no estar respaldados por la sociedad durante mucho tiempo (no hay que olvidar el ostracismo que no hace mucho tiempo sufrieron) aunque esto no esté recogido en la Ley de la Memoria Histórica; mantuvieron sus principios éticos firmes y confiaron en la aplicación de la ley a las alimañas humanas que les habían marcado de por vida. Si hubieran pertenecido a una etnia que concibe la justicia por el ojo por ojo esas alimañas no estarían en este mundo (lo cual a algunos no les parecería del todo mal, ya que hacen deporte de huelga de hambre la pena es que les falta afición al deporte), si su religión predicase la guerra o los castigos físicos imgínense los pocos asesinos que nos quedarían en las cárceles.
Es por eso, por lo que los que tenemos un concepto de justicia y de Estado de Derecho debemos estar con las VÍCTIMAS DEL TERRORISMO mañana. Algunos por problemas familiares hemos cancelado el viaje pero no por eso dejaré de apoyarles. Si este artículo sirve para que algún indeciso se apunte a la manifestcación me sentiría en paz con mi conciencia y si sólo sirve para que revisemos nuestro principios de conducta ética y solidaridad sería como una medalla (que no hemos tenido educación para la ciudadanía ¡ni puñetera falta que hace!).
¿NEGOCIACIÓN EN MI NOMBRE?
¡NO!

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home