¡A la calle! que ya es hora.

6 de octubre de 2006

Respetar la libertad individual

Es una de las bases de la democracia. La libertad de uno termina donde empieza la de los demás es otra base, es otra de las pocas cosas que se deberían de enseñar pero no se enseñarán porque es mejor tener una banda de borregos adocenadas que un grupo de ciudadanos libres.
Dicho esto, que me ha dejado muy relajada para ser la hora que es de un viernes, paso a escribir el motivo de este artículo que es la libertad de todo individuo a decidir si quiere o no quiere comer. No hay que llamarle huelga de hambre, si un individuo supuestamente de raza humana (aunque más parece por comportamiento un chacal) quiere morir de hambre, por Dios que se respete su voluntad. Se respetarían los derechos humanos que tanto preocupan al rector de la universidad pública de la comunidad autónoma vasca (pagada con el dinero de todos que la balanza es negativa para el estado), porque la localización de la prisión es fundamental para respetar esos derechos. Pero parece que el lugar a donde ha enviado ese individuo a sus víctimas, ese lugar no tiene tanta importancia. Será porque los derechos humanos sólo preocupan al rector si se han de aplicar sobre asesinos y chantajistas por lo que las personas por él asesinadas no cuentan y no tenian derechos. La misma lógica habrá de aplicarse a la búsqueda de aplicación de justicia por parte de sus familiares, a éstos tampoco les aplica el rector los derechos humanos porque no son ni asesinos ni chantajistas.

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home