¡A la calle! que ya es hora.

2 de marzo de 2012

11-M, castigos más allá de la muerte

Está claro que con su afán de negociar y ceder ante la ETA, el partido socialista en las vascongadas no ha conseguido más que perder y perder votos.

Esa política no la realizan de forma impulsiva, sino que se va manteniendo en el tiempo a base de reiterar el mismo tipo de conducta: agradar a los malos.

Está archidemostrado que si una conducta va seguida de unas consecuencias positivas, la probabilidad de que vuelva a ocurrir aumenta. En el caso que nos ocupa, si perder votos es la consecuencia aparente de la conducta de ajuntar a la ETA, y esta consecuencia es negativa, ¿cuál es la consecuencia positiva? Aquí hay que recordar que una consecuencia positiva no siempre tiene la forma de un gratificante directo, sino la de la evitación de un posible castigo. ¿Qué puede hacer o decir la ETA que suponga un castigo para el PSOE, eh, eh?



*****************************
¡Mariano, que no marcas un gol desde el verano!

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home