¡A la calle! que ya es hora.

28 de febrero de 2012

La justicia del depende

De todo lo que dice la sentencia que absuelve a Garzón de la acusación de prevaricación en la causa que seguía contra varios difuntos, lo que más me escandaliza es el siguiente párrafo: "Los cambios de opinión, debidamente razonados, no son presupuesto de la prevaricación".

Es escalofriante que si caemos en manos de algún juez, nuestro futuro dependa de la opinión subjetiva del puñetero. Además, alguien determina, subjetivamente por supuesto, si el cambio de opinión está debidamente razonado.

Por consiguiente, contra lo esperado en cualquier régimen de garantías, en España tenemos una Justicia doblemente subjetiva. Una justicia del depende, o sea.

0 Comment:

Publicar un comentario en la entrada



<< Home