¡A la calle! que ya es hora.

27 de octubre de 2006

Elorriaga vs Moraleda y una de El País que se coló

Lo del zapping tiene sus ventajas y sus incovenientes: entre los segundos está el que ten encuentras con los programas empezados y entre los primeras que te enteras de programas que no sabías que se emitían.
Ayer zapeando me encontre con un programa de pseudodebate en el que intervenían los que nombro en el título e Ignacio Camacho. La frase que hizo que me enganchara (antes de ver a Moraleda;-) fue la de subdirectora de diario oficial diciendo algo como se conocen los autores, que van a ser juzgados y encontrados culpables... por lo que yo no comprendo tanta obsesión con el 11M. Cielos pensaría cualquiera (vale hay que pensar pero, pongamos que se hace) esta persona más que en un periódico debería poner una página web de esas que leen el futuro. No sólo sabe qúe los imputados son los culpables (lo cual es difícil porque de la trama islamista quedan musulmanes pocos, al final el que pagará el pato de la trama islamista acabará siendo asturiano) si no que conoce la sentencia del juicio que está por celebrar. Todo un mérito para ser una periodista, o ¿es que sabe algo más que los demás no sabemos? ¿será que la sentencia ya está redactada y ella conoce el texto?.
Me quedó patente la distancia entre las categorías como individuos de los señores Moraleda y Elorriaga, pero no puedo dejar de comentar que cuando hablas con este tipo de individuos (Moraleda) tienes que recurrir a las argucias que ellos utilizan. No vale rebatir educadamente o no dejar que hablen cuando están insultando (cosa que hizo magistralmente Elorriaga) si no que hay que acordarse de cosas como la espantá del congreso de las féminas progres al sentirse ofendidas en comentarios.
Lo que me llenó de emoción fue oir los comentarios de estudiantes universitarios que cuastionaban tanto los mantras repetidos desde el gobierno sobre el 11 M como los que afectan al partido de la oposición. Los comentarios eran oportunos y razonados. La directora del programa no obstante dejaba claro cual era su papel, una pena porque uno se va acostumbrabdo al papel de los periodistas beligerantes y llega un momento en el que no le extraña.

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home