¡A la calle! que ya es hora.

19 de abril de 2006

Libertad o ciudadanos valientes

En el Moscú de la época de Stalin, el pensar de forma discordante o molesta para el aparato del Estado, que alguien dijera que parecía que no te gustaba tal o cual norma, o simplemente no demostrar sumisión al aparato podían ser motivo de detención y envío a los diferentes presidios. La detención por motivos de ideología ocurría con normalidad y, los ciudadanos y la prensa de manera cobarde y cómplice, eran testigos mudos de semejante atrocidad. Lo mismo se podría decir de las dictaduras de Pinochet, Castro, Mao, Mussolini ó Videla en mayor o menor grado. En una dictadura no se admiten disensiones y si las hay se pagan.
Pero parece que aquí hay gobernantes que no piensan lo mismo. Según ha reconocido ante un juez un inspector de policía:
· Se ha realizado la detención de dos personas por que un ministro quería detenciones.
· Se ha realizado la detención de dos personas cuyos nombres leyó en un periódico y su delito era estar afiliados al partido de la oposición.
· Se ha modificado el atestado para incluir heridos por las presuntas agresiones 3 días antes de que existiera un parte médico.
Es posible que las personas afines al aparato del Estado no vean indicios de persecución por motivos ideológicos, la duda que me surge es si no lo ven por cobardía o por complicidad.
De ser por el primer motivo es necesario inyectar libertad en esta sociedad.
Si es por complicidad sólo me queda pedir valentía a los ciudadanos (haciendo uso del neutro) valentía ya que al final las dictaduras no perviven y en cambio las ansias de libertad no se acaban.

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home