¡A la calle! que ya es hora.

19 de febrero de 2009

La ignorancia de la ley

La ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento, es una de las frases que oía a mi padre cuando era pequeña. Hay casos que son sangrantes al aplicar este axioma pero que sin embargo deben ser aplicados..... ¡a no ser que uno sea ministro de Justicia!
Si usted es ministro de Justicia puede:

  • Hacer reformas en una residencia de patrimonio del Estado (muy céntrica por cierto) por valor de 42 millones de las antiguas pesetas (más de dos pisitos de protección oficial de esos que ofrecen a los mismos que les ofrecene más derechos y.... más paro).
  • Reconocer que en sus 30 de ejercicio profesional (a costa del sudor del resto de los españoles) no ha ganado un solo caso.... que es cosa de hablar con los del libro Guiness de los records porque puede haberlos iguales pero peores profesionales es difícil.
  • Irte con tu mujer a hacer campaña electoral a Murcia cuando tu mujer lleva más de un mes de baja laboral (funcionaria por supuesto) por problemas de espalda. Ya se sabe que los fisioterapeutas de este país recomiendan a afectado@s de problemas de espalda el ajetreo propio de una campaña y bailar a ritmo de los ochenta como alternativa a la natación y los estiramientos.
  • Ir de cacería con el juez instructor de una causa que pretende cargarse al principal partido de la oposición.
  • Estar desolado por haber incumplido una ley y que no pase nada más. La desolación viene por cazar en Andalucía donde no tiene licencia. Dice que tiene licencias de Madrid, Cantabria, Castilla León pero que no la tiene de Andalucía y que como salió de Puertollano que no pensó que estuviera en Andalucía. Mire ministro si esa excusa se usa en un juzgado el juez se desternilla y además de juzga por desacato al tribunal. Dice que va a cazar a Andújar (Andujar que parece que tiene la misma raiz etimológica que Andalucía) pero que como salía de Puertollano no se percató que estaba en otra comunidad. Supongo que al coto de Andújar llegaría en helicóptero de patrimonio porque vamos otra cosa no pero las señalizaciones de carretera son claritas. 
Pues eso que parece que con el ministro de Justicia no parece que pueda aplicarse eso que dice el título de este escrito. Las frases impagables con las que deleita a unos (los partidarios de la trágala porque es de izquierdas pero yo vivo mejor que un sátrapa y me lo pagan los crédulos del no hay crisis, el progresismo y la igualdad) y estomaga a otros (los que creen que el comportamiento de un ministro de Justicia debe de ser respetuoso con la ley hasta extremos máximos) no son más que otra manera de indicarnos su realidad y la verdad:
Si sigue de ministro es porqué le interesa seguir recortando la poca independencia judicial que queda en nuestro país. Si sigue de ministro es porqué el comportamiento de dictador ya lo ha visto en casa y finalmente porque el desaparecido presidente no puede cesar a un ministro de justicia cuyo lema es "soy de izquierdas y actúo como tal" nunca mejor dicho a la memoria histórica me remito.