¡A la calle! que ya es hora.

16 de diciembre de 2008

Ramírez, me has hartado.

Un día de estos acaba mi suscripción al diario El Mundo. No la voy a renovar porque estoy cansado de los constantes flotadores que habitualmente su director lanza al especialista en pucheros y al infame Rajoy.

Nunca me ha gustado este jugador de ventaja, ni cuando se asomó al balcón con Aznar, ni cuando apuñaló a Aznar; ni cuando los asesinos son insurgentes o terroristas, según convenga. Por supuesto, tampoco me gusta cuando dice Guecho y escribe Gecho o hace el ridículo poniendo Aguirre o Agirre, según detemine la fe de bautismo.

Hoy, restando importancia de forma interesada a la no disolución de los ayuntamientos de la ETA, se me ha acabado la paciencia. Otrosí, añado, no escucharé las tertulias en las que él participe, porque no lo son, son monólogos empalagosos, Don Federico, que usted es director de un programa de radio, y no el chico de los recados de este péndulo de las ideas(?).