¡A la calle! que ya es hora.

5 de julio de 2007

¿Por qué no había que votar a Gallardón?


La pregunta no es un acto melancólico ni tiene carácter retórico, viene al pelo de lo que puede suponer la presencia de fraudoliberales en las listas que presente el señor Rajoy a las elecciones generales.
Hoy cuenta La Razón y lo reseña LD: «Gallardón sancionará a los dueños de solares sin construir». Supone el señorito, casi tan adivino como Bacigalupo, que quien no construye, teniendo permisos para hacerlo, es porque quiere esperar a que suba el precio de su propiedad. Es decir, que especula con el precio de un bien propio. O sea, lo que se hace en las bolsas de valores desde tiempo inmemorial.
Pero al Remondo de Troya del polanquismo eso no le parece bien; supongo yo que porque la especulación no es una actividad productiva. Si sabrá el ojeador de fiscalas avezadas, el aventador de minuciosas investigaciones sumariales, lo que es la productividad del gran tragasables socialfascistas.
Quedamos, entonces, que eso de los permisos para construir son, más bien, obligaciones para ídem. Si yo fuera un henmano de un mihenmano cualquiera, ya me estaría frotando las manos: «te tramito el permiso para construir, pero te lo retraso... digamos que hasta que el solar alcance el precio que tú quieres. Todo ello ...pongamos por un módico 3%; sí, que es la moda»
Pues hombre, digo yo que para esto poníamos en la papeleta «VOTAFUMEIRO», y andando.
En el mes de agosto de 2006 ya publiqué una entrada diciendo a Rajoy -con toda modestia, eso sí- que quizá sería un buen momento para darle el pasaporte al alcalde defensor de la libertad de expresión. Algunos de los comentarios en el blog redundaban en el antiguo de que si no votas al PP, vienen los otros. Ya, pero, para cualquier liberal que intente serlo, ¿quién es peor, Sebastián o Gallardón?, ¿guatemala o guatepésimo?




<<<<>>>>
- Piqué, dimisión

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home