¡A la calle! que ya es hora.

15 de septiembre de 2006

IMAGINA

Cierto personaje promete unas cantidades de dinero a un candidato a la presidencia de un país. ¿Cómo lo interpretas? Cómo un soborno, una contrapartida para proteger o conseguir ventajas para sus intereses, ¿no? (al menos eso es lo que siempre se ha interpretado de las ayudas económicas para las campañas presidenciales de los USA sea por parte de petroleras o de farmacéuticas, etc).
El caso que me ocupa es la promesa de ayuda económica por parte de un representante del Ministerio de Asuntos Exteriores no a un país (que no sería objetable) si no a un candidato a la presidencia de ese país. Lo cual quiere decir que nuestro ministerio no opina que el país en sí sea candidato a la ayuda si no lo preside su candidato. Esto entraría de lleno en la posibilidad arriba mencionada, ¿no os parece?
Pues lo cierto es que desde que su candidato llegó a la presidencia los intereses de España están siendo constantemente atacados sin que el Ministerio expresen ninguna protesta (ni por el representante que prometió el dinero, ni el ministro, ni el presidente de Bobierno).
Sólo queda pensar que los intereses que pretendía proteger Bernardino León con la promesa de dinero (de los españoles) no son los de las empresas con base en España si no que son otros intereses. ¿Cuales? Eso nos gustaría saber. A lo mejor nos despeja las dudas desde la Conferencia de los no Alineados (cosa más que obsoleta desde la caída del Muro pero ya se sabe que los progres son muy nostálgicos)

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home