¡A la calle! que ya es hora.

25 de septiembre de 2009

Autocarnavalismo

Están desenfrenados.
El pueblo sufridor utiliza el carnaval como un modo de escarnecer con regocijo una vez al año a sus déspotas mandamases. Ahora es mucho más divertido: no nos tenemos que disfrazar nosotros, que ya lo hacen ellos, en cualquier momento y en cualquier lugar. ¡Y se les ve tan contentos de alegrarnos la vida!
Hasta estoy dispuesto a pagar un impuesto negro por estos momentos tan deliciosos.