¡A la calle! que ya es hora.

8 de julio de 2007

Centristas sin vergüenza

Es una raza parecida a la gatuna, en la que siempre caen de pie.
Entre la jauría de alcaldes, el paradigma de alcalde centrista es aquel que se presenta a gobernar su partido, no le vota ni la familia y, cuando parecía que se iba despeñar, va, y aterriza suavemente de número dos del jefe.
En el campo de la prensa escrita -aunque aspira a ser, como Locomotoro, conductor de todo menos del codo- tenemos al centrista que manda en un periódico al que (como a Libertad Digital, por cierto) se le caen las letras de los nombres propios: la «n» de Carmen, la «u» de Otegui -no la de Aguirre, doña Esperanza-, incluso hay casos en que un chato korrikolari se transforma en txato, o algo así, que hay que ser ridículo. Éste es tan centrista que, además de estar en medio en cualquier tertulia, cuando unos terroristas se dedican a destripar por miles durante años a personal civil e incivil, los llama insurgentes. En Iraq, claro.
Hoy, sin ir más lejos, nos comenta el asesinato de 105 personas en un vil atentado terrorista en un mercado de la iudad iraquí de Amarli. Noticia que aparece arrinconada en página par y mezclada con un bombardeo del ejército turco a dos aldeas kurdas del norte del país. En todo el relato que nos endilgan del suceso no aparece ni una sola vez la palabra terrorismo, terrorista o similar. Bueno, sí, para describir al PKK del Kurdistán, que no tienen nada que ver con los que ponen la bomba en el mercado y que da origen a la noticia. Vomitivo, Ramírez; una vez más, vomitivo.

0 Comment:

Publicar un comentario



<< Home