¡A la calle! que ya es hora.

1 de diciembre de 2009

¡¡ No podía más !!

La alegría me embarga, la euforia me inunda. Debe ser por la absttinencia preventiva: por fin me voy a poder desenganchar.

Mira que lo he intentado veces: me iba a Bach, pero eran cuatro minutos..., después quedaba sublimado por Chenoa. Miles Davis me envolvía kind of blue, me mimaba, hasta que poco a poco una mueca crispadora me hacía abalanzarme a la mulita, fuera de mi, los ojos desorbitados hasta colocar en el Winamp lo último de David de María. Transfiguración. Se me caía la baba.

Ahora, eso ya no ocurrirá más, si "El Desgobierno" hace caso (qué otra cosa, si no) a estos famosos juglares, acabará esta desazón para mi. Mira que me costó dejar el tabaco, pero dejar de bajarme cosas de Conchita (pero, who coño is Conchita !!??), si no es porque me lo prohiben, me iba a ser imposible.

Gracias, de verdad, gracias.