¡A la calle! que ya es hora.

28 de febrero de 2012

Tapando las vergüenzas del 11-M



La justicia del depende

De todo lo que dice la sentencia que absuelve a Garzón de la acusación de prevaricación en la causa que seguía contra varios difuntos, lo que más me escandaliza es el siguiente párrafo: "Los cambios de opinión, debidamente razonados, no son presupuesto de la prevaricación".

Es escalofriante que si caemos en manos de algún juez, nuestro futuro dependa de la opinión subjetiva del puñetero. Además, alguien determina, subjetivamente por supuesto, si el cambio de opinión está debidamente razonado.

Por consiguiente, contra lo esperado en cualquier régimen de garantías, en España tenemos una Justicia doblemente subjetiva. Una justicia del depende, o sea.

10 de febrero de 2012

Cuando Garzón era el malo para 'El País'

La compañía del fiscal y las garantías

Galindo recusa a los jueces Garzón y Gómez de Liaño y elude declarar como imputado

Garzón dimite al sentirse desoído por Felipe González

Garzón: Interior creó y pagó a los GAL

El Supremo rebaja las penas del 'caso Nécora' y critica la instrucción del juez Garzón

Desgracia absoluta

Dominguez declara en el Supremo que pactaba las declaraciones con Garzon

"Garzón me amenazó con la cárcel si no colaboraba con él"

Para que el sumario no descarrile

Ibarra: "Garzón me dijo que si González no le hacía ministro, se iba a acordar toda la vida"

Misión ciclópea

Conflicto con Garzón

Por qué no

'Me gusta pensar que un juez 'estrella' da luz, ilumina'

Vera recusa

9 de febrero de 2012

Argumentos (je, je) a favor de Garzón

Si alguien ha dado leña a Garzón (El Juez Campeador, le llamaba M.A. Aguilar) ha sido la gente de PRISA. Algún día iré rescatando las preciosas perlas que le dedicaron cuando las cosas de los GAL y similares.

Por eso es gracioso, patético, leer hoy lo siguiente:  "Y eso que durante el desarrollo de la causa abierta a Garzón nadie ha acreditado que al juez le advirtieran en ningún momento que su práctica era ilegal."

Pues hombre, un editorial a tiempo por parte del diario de PRISA advirtiéndole del jardín que pisaba no habría estado mal.